Rusia veta prolongar pesquisa sobre ataques químicos en Siria

Patrice Gainsbourg
Novembro 18, 2017

El Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) rechazó hoy un proyecto de resolución presentado por Bolivia sobre la renovación del mandato de una investigación sobre el uso de armas químicas en Siria. Rusia presentó un proyecto de resolución con correcciones para el mecanismo entre ambos organismos, pero lo retiró posteriormente.

La resolución propuesta por Rusia planteaba extender el JIM, pero reclamaba modificaciones en su funcionamiento, incluido un nuevo análisis con instrucciones específicas sobre el ataque con gas sarín del pasado abril en la localidad de Jan Shijún.

La discusión en torno a esta investigación ha supuesto el enésimo choque en la ONU entre Rusia, de un lado, y EE.UU. y sus aliados, del otro, desde que comenzó la guerra siria, y un nuevo cruce de duras acusaciones.

El informe responsabilizó a Damasco del primer caso, y al grupo yihadista Daesh (proscrito en Rusia y otros países), del segundo.

Denuncian a Maduro ante la Corte Penal Internacional
Tras abandonar Venezuela, Ortega Díaz dijo que se opuso a las represiones mientras ocupó su cargo, entre 2007 y 2017. Advirtió que seguirá en su tarea de defender a su país desde donde se encuentre.

Durante las discusiones a puerta cerrada del consejo sobre el borrador japonés que comenzaron el viernes por la mañana, el embajador ruso adjunto Vladimir Safronkov se opuso a la medida, mientras que Haley y varios miembros del consejo la apoyaron, informaron los diplomáticos, quienes hablaron bajo condición de guardar el anonimato debido a que la reunión fue privada.

Asimismo, en respuesta, Rusia ha vetado las propuestas realizadas por el resto de los integrantes del bloque. Aseguró que el informe presentado por la Casa Blanca no aguanta críticas y basado en evidencia interpretada erróneamente.

Ulyanov apuntó que Rusia está abierta a 'consultas' y, si éstas son productivas, 'en un tiempo, quizás no muy lejano, el Consejo de Seguridad pueda tomar una decisión para renovar las actividades del JIM'. "Por ahora no hay ninguna razón para el apuro", zanjó.

El "no" al texto ruso puso fin a casi tres horas de tira y afloja diplomático y, a priori, supone el fin del mecanismo conjunto de la ONU y la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), conocido por las siglas inglesas de JIM, puesto en marcha en 2015 para investigar el uso de armamento prohibido en Siria. Y al eliminar nuestra capacidad de identificar a los atacantes Rusia ha socavado nuestra capacidad de disuadir futuros ataques.

Outros relatórios LazerEsportes

Discuta este artigo

SIGA O NOSSO JORNAL